lunes, 6 de septiembre de 2010

De Dan Brown y de las Claves de su Símbolo Perdido, en Praga


Quisiera compartir con los lectores de Temas de Masonería dos buenas noticias en torno a mi último libro, que intenta arrojar alguna luz en el mar de confusión que dejó como estela la novela de Dan Brown "El Símbolo Perdido", libro que escribí con Ana Lía Alvarez, quien aborda la cuestión de la Ciencia Noética. La primera de las buenas noticias es que el libro ya se vende en Argentina, en la cadena Cúspide; la segunda es que se ha traducido al checo y se acaba de publicar en Praga bajo el sello de la prestigiosa editorial Mladá Fronta. Esta es la portada de la edición checa de "Las Claves Históricas del Símbolo Perdido":



La novela de Brown es justamente eso: Una ficción. Sin embargo y más allá de las inmensas licencias que se ha tomado en torno a la descripción del espíritu masónico, culmina llevándonos nuevamente al misterio de Dios.  Un misterio que la masonería aún guarda en su seno y que muchos no consiguen hallar. Y ha sido una buena oportunidad para aclarar dudas, tratar de despejar el campo masónico de la desaprensiva onda liberal, laica y adogmática que tanto esfuerzo realiza por enterrar la clave que abre la puerta de nuestros Augustos Misterios. Clave -clavis: llave que libera el cerrojo- que la iniciación pone en la mano de cada H.·.

Como la imagen del grabado Melancolía 1, cuidadosamente realizado por Durero en 1514, infinidad de hombres han inclinado la cabeza ante un misterio que no logran resolver. Me he preguntado por qué razón Brown utilizó este grabado en su novela. Tal vez la razón sea tan simple como el número que contiene oculto; un número que le permitió iniciar la tarea que siempre le reserva a Robert Langdon: descifrar símbolos imposibles.

Durero dejó escrita una frase que intenta dar sentido al grabado: La llave denota poder, la escalera riquezas. Para los masones, la llave es un emblema de poder. Es también el símbolo del silencio y la circunspección. Se ha dicho de ella que es uno de los más importantes símbolos de la masonería. La escalera es el símbolo universal del pasaje de un estado de existencia a otro. Eso es lo que intenta la Iniciación que, en definitiva, y como hemos visto, es un rito de pasaje. La llave nos abre la puerta, pero a la vez nos recuerda que aquello que guarda debe ser preservado.

Para aquellos que dicen que la Masonería debe agiornarse, acompañar los procesos culturales, adaptarse a un mundo globalizado… digo, para aquellos que creen que cualquier mutación es tan válida como cualquier otra con tal de que siga el derrotero siempre cambiante de la cultura, les respondo nuevamente:

Al hombre no se le ha dado la libertad de nacer en el mundo que hubiera querido vivir, pero puede luchar por el mundo en el que prefiere morir. No estamos obligados a acompañar las mutaciones, ni conminados a inmolar nuestras convicciones; ni a sentir vergüenza de nuestra permanencia en la Fe. La Tradición está en la raíz de la cultura y aquella volverá una y otra vez con distinto rostro pero con el mismo espíritu, porque como expresión del alma es tan inmortal como ella. 

1 comentario:

  1. Kniha představuje kompletního průvodce po původu, podstatě a tajemstvích spolku, o kterém toho bylo v západní civilizaci nejvíce napsáno a kterému je přesto nejméně rozuměno: o svobodných zednářích. Jedná se o první knihu, která jasně a uceleně vysvětluje, co jsou to noetické vědy a jak jejich vyznavači dokázali změnit moderní myšlení.

    ResponderEliminar