Estimado Lector de Temas de Masonería

Sitio personal de Eduardo Callaey. Todo el contenido está dirigido a la difusión de los orígenes, historia, simbolismo y alcances de la masonería y la Orden de la Caballería. También contiene artículos de opinión. Lo escrito es absoluta responsabilidad de su autor.

domingo, 7 de octubre de 2012

Trazos de la Historia Reciente del Régimen Escocés Rectificado




La reciente publicación del libro de Jean-Marc Vivenza “Histoire du Grand Prieuré des Gaules”[1], con el transparente subtítulo de “Le Régime Écossais Rectifié du XVIIIe siècle à nos jours” es una muy buena noticia para el Régimen Escocés Rectificado y para toda la francmasonería en su conjunto. A lo largo de sus casi cuatrocientas páginas -que incluyen casi cien dedicadas a recopilar documentos e información de consulta- el autor establece el marco en el que el RER ha transitado si historia, desde Wilhelmsbad hasta nuestros días.

Resulta muy interesante el análisis de la ruptura entre el Gran Priorato de las Galias y la Gran Logia Nacional de Francia, ocurrida en el año 2000. Ruptura significativa si se tienen en cuenta los acuerdos que ligaban a ambas potencias desde 1958. La obra de Vivenza nos permite abordar una numerosa cantidad de circunstancias que vienen a demostrar de manera acabada la enorme dificultad que ha representado siempre la conjugación de las estructurar propias del RER, especialmente sus Logias de San Juan, con las propias de la masonería andersoniana. Resulta claro que esta ruptura, en su momento dolorosa, permitió que el Régimen Escocés Rectificado pudiese recuperar, no solo su tradición original sino la libertad que exige la practica del Rito, con independencia de todo estamento ajeno al mismo. Vale la pena citar el análisis de Jean-Françoise Var quien al respecto de esta ruptura decía:

El edificio grandioso tal como lo había concebido y construido Willermoz, este edificio, después de haber sido destruido en el curso de la historia, fue reconstruido, pero desmembrado, desfigurado. El Régimen había perdido su unidad y repartido entre dos jurisdicciones: por una parte el Gran Priorato de las Galias, y por otra a una jurisdicción masónica, que con el paso de los años, se fuer haciendo cada vez más extraña e incluso hostil a la especificidad del Rectificado.

De donde una incoherencia en total contradicción con el espíritu y la letra del Código masónico de las Logias Reunidas y Rectificadas de Francia de 1778.

Pero la Providencia, que gobierna todas las cosas, ha permitido que una ruptura bienhechora –aunque culpable e ilícita, y como tal, condenada por los tribunales- decidida por dicha Obediencia, devuelva al Gran Priorato de las Galias su entera libertad para reconstituir el Régimen en su integralidad y en su integridad [2].”

            Fue a partir de esta ruptura que la Orden Rectificada inició su actual ciclo, bajo la regularidad establecida por el G.P.DG., constituido en depositario universal de la legitimidad del Régimen Escocés Rectificado.
            En el año 2003, en la sala capitular del castillo templario de Monzón en la provincia de Huesca, el G.P.D.G. constituyó el “GRAN PRIORATO DE HISPANIA” instalando como Gran Maestro-Gran Prior al M.R.C. Ramón, M. Eq. a Voluntatis Fortitudine, confiriéndole la plenitud para la práctica del Régimen Escocés Rectificado en España. En su libro, Jean-Marc Vivenza afirma que en ésa ocasión, en su discurso, el Serenísimo Gran Maestro Daniel Fontaine, insistió en la unicidad del Régimen y la necesidad de hacerlo vivir según su esencia auténtica. A continuación el texto completo de aquel discurso:

“Guardo aún el recuerdo del armamento de vuestro Smo. Gran Maestro y Gran Prior. Se llevó a cabo en una capilla románica cerca de Libourne en un día espléndido y soleado. Poco después de terminar la ceremonia, me dijo, que durante el armamento se había sentido como flotando sobre una pequeña nube. Efectivamente, él estaba entre el cielo y la tierra, entre la escuadra y el compás y pensé en aquel momento que se trataba de un buen presagio. La ceremonia de hoy nos prueba que el presentimiento era cierto.
No es fácil ser masón hoy en día y mucho menos masón rectificado. Es una vía difícil, exigente. Hace falta una fe a toda prueba para resistir las tentaciones y trampas del demonio y los sarcasmos de aquellos que no nos comprenden y a menudo nos odian cuando nosotros les amamos. En los primeros pasos en nuestra vía, que realmente es una vía iniciática, hay que estar bien convencido que la iniciación pasa ante todo y en consecuencia debemos dedicarle nuestra vida.
Todos los acontecimientos que sacuden la Francmasonería actual nos prueban, si acaso hiciera falta, que el Rito Rectificado no puede vivir bajo Obediencias de Ritos diferentes. En Francia, en España, las Obediencias que han querido imponer sus leyes a las Logias Rectificadas, han explotado. Me atrevería a decir, que gracias a esta explosión, hemos podido volver a encontrar nuestro tesoro, nuestro Rito en su integridad y verdadera dimensión. A nosotros y a vosotros, nos corresponde conservarlo intacto y actuar para que nunca nadie más pueda menoscabarlo, banalizarlo, meterlo en un puchero para hacer de ello un guiso sin sabor y sin olor.
Nuestra vía esta claramente trazada, mantener nuestra Tradición, nuestros rituales, nuestro espíritu, nuestra fe para mayor Gloria del Gran Maestro de todos, el Cristo.
Tenemos una misión en este mundo tocado de apostasía, y que se encuentra en un estado tan avanzado de muerte espiritual que ha perdido consciencia de su pecado. Esta pérdida se traduce en actitudes que van desde el rechazo odioso a Cristo hasta aquellas otras que falsifican su Palabra y quisieran ver una iglesia y una Masonería amputadas de su misterio, vacías de su divina trascendencia.
El pecado no resulta nada nuevo. La novedad radica en el pecado que se cree que ya no lo es, lo que lleva al tranquilo relajo y seguridad de las masas laicalizadas, entre las que podemos ver a lobos disfrazados con piel de cordero. Ya que, no hay temor a infringir la ley de Dios puesto que, según ellos, ya no hay Dios.
Dios es verdad. La sinceridad es la conformidad con Su verdad. Pero cuando cada uno pretende tener su verdad, la verdad se esfuma y cuando por este hecho uno se convierte en enemigo de la verdad del otro, Satán resuelve el embrollo imponiendo su mentira.
Es contra todo esto que nuestros Grandes Prioratos deben batirse para que nuestros Hermanos se conviertan primero en Iniciados, luego en hombres de conocimiento, de inteligencia, de comprensión, de tolerancia y puedan hacerse Testimonios vivos y guardar la Tradición y la Verdad de la Palabra para finalmente intentar difundir todo ello en el mundo.
Smo. Gran Maestro, es una pesada tarea la que ahora os espera. Guardad vuestro Gran Priorato de toda deriva, hacer oídos sordos a los cantos de sirena que os rodean y que podrían poneros en una vía que no es la nuestra. Para evitar que esto suceda, a menudo hay que sacrificar multitud de cosas y saber que la verdadera recompensa de nuestras acciones, no está en este mundo sensible sino que es en el cielo que la tendremos.
Os deseo a todos y particularmente a vos que la fuerza y la gracia divinas os ayuden a llevar a buen término todas las acciones que emprendáis para el bien de la Orden y del Régimen escocés rectificado en su conjunto.
Que Dios os ayude.”

            Hasta aquí las palabras de quien fuera, durante muchos años, Gran Maestre y Gran Prior del G.P.D.G.
            En momento en que el RER comienza a expandirse por América Latina resulta importante recordar sus palabras y las de Jean-Françoise Var respecto de la libertad necesaria para mantener viva nuestra tradición.


[1]  Les Editions du Simorgh, France, septiembre 2011
[2] Jean-François Var, Ciertas nociones elementales sobre los orígenes, la arquitectura y la doctrina del Régimen Escocés Rectificado, 22 de febrero de 1997; Chambery, 12 de enero del 2008.

3 comentarios:

  1. Daniel Fontaine a été en notre temps un homme et un initié aussi important que Willermoz en son temps. Sans lui, le Rectifié serait parti à vau-l'eau. Il est le Zorobabel du Rectifié.

    (s'il te plaît de traduire, cher Eduardo...)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos dice a Tribus Liliis que "Daniel Fontaine fue en nuestro tiempo un hombre y un iniciado tan importante como lo fue Willermoz en el suyo. Sin el, el Rectificado se hubiese ido a la ruina. Es el Zorobabel del Rectificado"
      Gracias por tu cometario, Querido Hermano y Maestro.

      Eliminar