Estimado Lector de Temas de Masonería

Sitio personal de Eduardo Callaey. Todo el contenido está dirigido a la difusión de los orígenes, historia, simbolismo y alcances de la masonería y la Orden de la Caballería. También contiene artículos de opinión. Lo escrito es absoluta responsabilidad de su autor.

domingo, 6 de enero de 2013

Sobre el Propósito de los Maestros Masones

Hace apenas unos días, a partir de la re-lectura de un libro de Panikkar (a Panikkar hay que re-leerlo al menos cada año), escribí algunas reflexiones en torno a la iniciación. El artículo tuvo una cantidad de lecturas muy por encima de la media normal. Esto me lleva a creer que numerosos masones participan de la preocupación por temas fundamentales, que se tratan cada vez menos en las logias ¿Qué significa ser masón? ¿Qué es la iniciación? ¿Cuál es la misión de los que transitan en la masonería "profunda" respecto de los que comienzan el camino? ¿Qué es lo esotérico respecto de lo exotérico en masonería) etc.

Estas preguntas debieran ser el objeto de meditación permanente de  los Venerables y de los Vigilantes; de todos aquellos que tienen responsabilidades de instrucción en la Orden. De ese modo nos aseguraríamos que la iniciación de cada hermano siguiera su curso. Y alcanzara su razón de ser.

Me pareció oportuno, siguiendo esta línea, transcribir parte de un discurso pronunciado por Daniel Fontaine iO Eques ab Orientis Luce -por entonces Gran Maestro del Gran Priorato de las Galias- dirigido especialmente a la cuestión de la formación básica de los maestros. Fue en 1984. Vale la pena leerlo.



No nos equivoquemos, la vía rectificada es la del análisis profundo de nuestro esoterismo cristiano. Son numerosos los hermanos que, en el seno de otras obediencias masónicas, se jactan de ser iniciados pero que no van hasta el final de este análisis. Que yo sepa, todas las sociedades iniciáticas, tanto en Oriente como en Occidente, están o estaban fundamentadas sobre la religión exotérica de su tiempo. Algunos piensan que la iniciación es más antigua que la religión; otros, que los iniciados pueden pasar de la religión. Esto me parece poco serio ya que religión e iniciación son las dos columnas del Templo, ellas se complementan y, es más, deben defenderse y sostenerse mutuamente. ¿Qué equilibrio habría en el mundo si fuese de otra manera?

El esoterismo es la razón interior, el exoterismo es la ley religiosa. El esoterismo es el alma y el espíritu de la religión, en tanto que las leyes religiosas son para el esoterismo un cuerpo material. Lo exotérico es el conocimiento de este mundo y sólo es visible por él; lo esotérico es el conocimiento del otro mundo y sólo es visible por él... Nuestro propósito es precisamente el de llevar a nuestro hermanos hacia los planos superiores del espíritu. En primer lugar para un conocimiento profundo de la Orden, de su historia, de su doctrina, de aquello que han escrito los pasados maestros que nos han precedido a lo largo de doscientos años. Cuando todo esté bien asimilado, hermanos míos, podréis hacer un paso más y aprender de esta gran verdad que dice que no es suficiente con leer los libros para convertirse en un miembro de la familia de los sabios, sino que es preciso entrar realmente en la vía sacrosanta que lleva a la visión de la Luz más pura.

Explicar nuestros símbolos reduciendo su explicación a los significados racionales, los lleva a la destrucción, y tallar la piedra bruta para hacer una piedra cúbica no servirá de nada a nuestra vida cotidiana si, por transmutación, no llegamos a la deificación del hombre; es la diferencia existente entre el hombre que habla del fuego y aquel otro que ha sentido su quemadura. Ya que, del reino de la razón pura, ningún camino lleva a la cripta, a la cruz, a la resurrección. Es la terrible frase de Angelus Silesius: "De qué me sirve, Gabriel, que saludes a María, si tú no tienes ningún mensaje para mí". Si el Espíritu de Dios nos toca con Su Esencia, el Hijo de la Eternidad, el Verbo Divino nacerá en nosotros.

Daniel Fontaine
Eques ab Orientis Luce
2 de diciembre del1984 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada